La clave del precio de las acciones de Twitter

En plena caída del sector tecnológico, el reciente descenso en picado de Twitter puede ser uno de los pocos que guarden relación con algo concreto: el cinco de mayo, vencerá el periodo de inmovilización para 489 millones de acciones de Twitter que antes no se podían vender.
El lunes, la compañía de mensajes sociales se vio en la obligación de emitir un comunicado diciendo que sus dos fundadores, Jack Dorsey y Evan Williams, y su consejero delegado Richard Costolo, no «tienen planeado» vender acciones.
Otro importante inversor, Benchmark Capital tampoco prevé vender o distribuir acciones «antes o inmediatamente después» de que venza el bloqueo. Juntos, controlan cerca del 20% de la compañía, según los últimos datos aportados por Twitter.
Por tranquilizador que pueda parecer, el vencimiento del periodo de inmovilización afecta al 83% de las acciones ordinarias. Y éste se acerca ahora que el crecimiento de los usuarios de ha ralentizado y Twitter aún tiene que demostrar que puede darle la vuelta a esa tendencia.
El precio de las acciones de Twitter ha caído un 36% en lo que va de año.
Resulta tentador decir que el fin de la inmovilización ya se refleja en el precio. Después de todo, las acciones de Facebook subieron un 42% el mes siguiente a que venciese el mayor compromiso de no transmisión de acciones el 14 de noviembre de 2012, pese al sentimiento bajista que había en torno a ellas. Pero existen importantes diferencias entre la situación de Facebook y la de Twitter.
Cuando venció la fase de bloqueo de Facebook, cotizaba en torno a la mitad de su precio de salida a Bolsa. Twitter sigue operando más de un 50% por encima del precio de su oferta pública de valores.
Y pese al anuncio del lunes, muchos dentro de Twitter pueden estar deseando vender. Numerosas personas vendieron en la opv de Facebook, en la que el 40% de las acciones ofertadas eran de ejecutivos y consejeros, y otro 25% de aquellos con participaciones del 5% o más. Nadie de Twitter vendió en el debut de la compañía en Bolsa.
Otro factor que aliviaba la presión sobre Facebook era el hecho de que tantas de sus acciones estuvieran en manos de su consejero delegado, Mark Zuckerberg, quien anunció que no vendería hasta al menos septiembre de 2013. En Twitter no tienen ese tipo de poder. Ninguno de sus ejecutivos o consejeros tiene más del 10% de la compañía. De entre los principales accionistas, sólo Rizvi Traverse Management ha cruzado ese umbral con una participación del 14,4%.
En Facebook hubo un vencimiento más pequeño, aunque aun así importante, unas semanas antes del grande. Twitter también pasó por uno el 9 de febrero, aunque afectó a un número minúsculo de acciones.
Tal vez lo más importante sea que los inversores empezaban a confiar en la viabilidad del modelo de negocio de Facebook cuando todas esas acciones adicionales inundaron el mercado. El 23 de octubre de 2012, la compañía anunció unos resultados trimestrales por encima de las expectativas e informó por primera vez de que tenía más de 1.000 millones de usuarios mensuales activos. Las acciones se dispararon un 19% al día siguiente.
También está previsto que Twitter publique sus resultados del primer trimestre el 29 de abril. Pero es posible que no pueda aportar los datos positivos que busca Wall Street. En el cuarto trimestre, la compañía mostró progresos para sacar rendimientos de su base de usuarios, pero también previó su primera caída intertrimestral de los ingresos.
Aún más preocupante es el hecho de que el crecimiento de los usuarios de Twitter se ralentizase por cuarto trimestre consecutivo. Su capacidad para ampliar su base de usuarios es fundamental. Su valoración depende de la idea de que pueda ganar cuota en un mercado de publicidad móvil que crece con rapidez.
La compañía ha lanzado recientemente una serie de características para facilitar el uso de su plataforma, como la posibilidad de etiquetar a personas en fotografías y nuevas notificaciones para mostrar a los usuarios que alguien, por ejemplo, ha interactuado con sus tuits.
Sin embargo, la mayoría de estas mejoras llegaron demasiado tarde como para afectar a los datos del primer trimestre.
Por encima de todo, y pese al tumulto tecnológico, la valoración de Twitter es estratosférica. En base al valor diluido de sus acciones, cotiza a casi 24 veces las previsiones de ventas en 2014. Facebook lo hace a menos de 14 veces. Con respecto a los beneficios, la acción de Facebook opera a 72 veces los beneficios… a tres años vista.
Ante el acercamiento del vencimiento del periodo de inmovilización, los inversores deberían plantearse la posibilidad de abandonar el tren.


Lea el artículo original publicado en The Wall Street Journal Twitter’s Lockup Holds Key to Stock


Más información en http://www.europe.wsj.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s